Asociación Indígena para la Integración y Desarrollo de la Región Autónoma de la Costa Atlántica

Contactos Media Espacio Cultural Publicaciones Eventos Proyectos Inicio

Quienes somos

AIIDCA es una organización civil, independiente, sin fines de lucro, conformada por ciudadanos de la Costa Caribe de Nicaragua quienes conscientes de las múltiples necesidades...

Breve Reseña Histórica

La Costa Caribe actualmente

 

La Costa Caribe de Nicaragua, oficialmente conocido como Región Autónoma Atlántico Norte y Región Autónoma Atlántico Sur, es la región  más rica en recursos naturales en el país, sin embargo, su población vive en extrema pobreza.  Hay alrededor de un 80% de desempleo,  sobreviviendo de la mano a la boca gracias en mayor medida a la explotación de sus recursos naturales y la exportación de mano de obra en los barcos turísticos norteamericanos y en las remesas familiares proveniente sobretodo de los Estados Unidos.  Esa es nuestra realidad.

Geográficamente constituye el 51% del territorio nacional de Nicaragua y el 26% en población.  Su extensión territorial es de 59, 566 kilómetros cuadrados.   Poseen un clima trópico húmedo con aproximadamente 3, 6 millones de hectáreas de bosques de madera, además de ríos y lagunas navegables y productos marinos algunos todavía no explotados.  El 90% de las aguas de todos los ríos del país están concentrados en la Costa Caribe.

Demográficamente, se compone de cinco grupos indígenas y étnicos: Misquitos,  Sumus, Ramas, Garífunas y Creoles y los mestizos que son inmigrantes que provienen de otros departamentos del pacífico de Nicaragua. Los Misquitos  y Sumus Mayagnas que habitan mayormente en la Región Norte;  los Ramas, Garífunas, Creoles y Sumus Ulwas quienes habitan en la Región Sur.

 

Aspectos Sociales:

 

La Salud y la Educación

 

La precariedad en los niveles de  salud son reflejados en la inaccesibilidad a los servicios de salud de los pueblos indígenas y afro descendientes que alcanza a más del 75% de creole/garífunas, Misquitos y Mayagnas. La situación entre la población infantil es aún más alarmante, el 55.7 % de niños Misquitos y 100 % de ramas no tienen acceso a controles para el crecimiento y desarrollo. (Banco Mundial/BID)  Otro factor que contribuye a agravar estas condiciones de vida es el riesgo sanitario por la falta de acceso a agua segura.    A  pesar de que en la región existe la mayor cuenca de agua del país (El 90% de las aguas de todos los ríos del país están concentrados en la Costa Caribe) el 80 % de la población no tiene acceso a agua segura.  Aproximadamente un 40% de la población urbana no tiene acceso a servicios sanitarios adecuados debido a que la mayoría de letrinas están mal ubicadas en relación a los pozos de agua por tanto el agua de pozo no es apta para consumo humano.  La mayoría de las enfermedades son causadas por la desnutrición y falta de agua potable. Además el bajo presupuesto asignado por el estado es insuficiente para cubrir los altos costos de operación, esto aumenta la brecha entre las regiones autónomas en relación al nivel nacional, esto se observa en las dificultades operativas del sistema de salud regional y el deterioro de las infraestructuras.

La situación de la educación es muy similar al de la salud en el sentido de la precariedad.  El acceso a la educación se agrava más en las comunidades mas alejadas de los centros urbanos.  La asignación de recursos educativos a las instancias regionales y la ausencia de un apoyo efectivo al Sistema Educativo Autonómico Regional, SEAR, que es un subsistema de educación cuyo objetivo es de satisfacer las necesidades en educación pertinente basada en la legitimación y reafirmación de las lenguas y culturas del Caribe.  Cuenta también con el programa Educativo Intercultural Bilingüe que tiene escuelas ubicadas en las tres zonas indígenas y étnicas: Misquito , Sumu Mayagna y Creole.  En muchas ocasiones la inaccesibilidad es consecuencia de la falta de recursos para contratar maestros y la falta de infraestructura para llevar a cabo las clases. Una cosa positiva en algunos casos es que las iglesias y los padres de familia asumen el reto de la educación de sus hijos proveyéndoles de los recursos necesarios para la educación de sus hijos.  

La deserción escolar es notorio y se le atribuye a varios factores entre otros está la falta de recursos y la emigración de los padres de familia en busca de trabajo en el campo.  Solo en los principales centros urbanos existe la secundaria completa, en la mayoría de las cabeceras municipales la educación secundaria solo llega al tercer año de educación básico lo que obliga a los jóvenes a trabajar en el campo o a migrar a otras zonas en busca de trabajo en el campo o para establecer una familia.

Sin embargo, a pesar de la precariedad del sistema educativo en general, existen dos universidades regionales quienes tienen recintos en varios municipios.

 

 Situación Política de la Región Autónoma

 

A raíz de la promulgación de la ley de autonomía en la que el Estado de Nicaragua reconoce la necesidad de la integración de la región al estado nacional y al mismo tiempo reconoce los derechos indígenas y ancestrales sobre el territorio, existe un Gobierno Regional compuesto por 92 miembros en su totalidad, de los cuales un 93% son representantes de los partidos políticos del Pacífico por tanto representan los intereses económicos, políticos  y sociales del pacífico.  Esta estrategia impide la participación ciudadana de la población según la Constitución de la República y los Estatutos de autonomía lesionando ese derecho universal y  contraponiéndose además a uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio fundamentales como son la autodeterminación de los pueblos y el respeto por las minorías étnicas.  Consecuentemente,  las estructuras institucionales regionales son débiles y no cuentan con el apoyo de la población ya que los planes y programa existentes son ajenos a los intereses mismos de la población los que les coloca en una posición de total indefensión.  

A pesar de que la constitución de la República y la ley de autonomía garantizan al pueblo Caribeño el derecho de organizarse  según sus tradiciones y costumbres para participar en la toma de decisiones en sus asuntos locales y regionales se les han cerrado los espacios de participación en los asuntos políticos Regionales.  Uno de los argumentos de los gobiernos centrales ha sido la falta de capacidad en la administración y en la gestión pública, sin embargo vemos frecuentemente los recursos humanos entre ellos la cantidad de profesionales que emigran hacia otros países a ocupar puestos de trabajo a veces muy por debajo de su capacidad técnica profesional solo con el fin de obtener un empleo para mejorar sus condiciones de vida y la de sus familias.

Los planes y programas de desarrollo de los gobiernos centrales para la Región Autónoma  han sido coyunturales, cortoplacistas y en función electorera,  además,  carentes de objetivos claros que definan el futuro próximo o lejano de la población  Costeña que tanto ansía salir de la extrema pobreza en la que se encuentra.

 

 

Economía:

 

La Región autónoma es el territorio con mayores niveles de pobreza y extrema pobreza en el país. Doce de sus diecinueve municipios se encuentran en situación de extrema pobreza.  Su economía se base en tres modos de producción: economía campesina, economía indígena y étnica comunitaria y la economía empresarial exportadora de materia prima a nivel primario. Sin embargo,  la mayor fuente de ingreso para la población indígena y étnica proviene de la agricultura en pequeña escala, la caza, la pesca y la recolección y de las remesas familiares.

La ausencia de políticas coherentes para la promoción del desarrollo de actividades productivas y las deficiencias técnicas que se utilizan obstaculiza el abastecimiento de los servicios básicos. La falta de planes de manejo de sus recursos naturales sumado al otorgamiento sin control de permisos para la extracción  de los recursos naturales facilita la explotación indiscriminada de sus recursos naturales: tala indiscriminada de sus bosques,  la contaminación de sus aguas y ríos y un sistema extractivo con prácticas inadecuadas que están provocando un agotamiento de los recursos de la pesca.

La costa Caribe aporta el 50% de los productos del mar y aunque el volumen exportado sea mayor en el pacífico, en el Caribe los valores en exportación son más altos. La exportación  de madera de sus bosques y minas  también producen ingresos importantes para el país sin embargo no se percibe el retorno de estos ingresos en la población y más bien la poca infraestructuras productivas y de comunicación existentes han sido realizados por la Cooperación Internacional al Desarrollo ayuda que se ve mermado por la falta de políticas claras y transparentes  además de la débil rendición de cuentas de las instituciones responsables para tal fin ya que  la información pública es manejada como secreto de estado.

En la región la tenencia de la tierra es comunal, sin embargo a diario se ve la invasión de la tierra por campesinos precaristas provenientes de otros departamentos del país quienes ocupan la tierra por el espacio de tiempo suficiente para que el estado de Nicaragua les otorgue títulos de propiedad para luego venderlos a los grandes agricultores o ganaderos convirtiendo la región en un  potrero y obligando a la población  indígena y étnica a residir y permanecer a las orillas de la laguna y del mar.  Ya no existe frontera agrícola.  Por otro lado la emigración es la fuente primaria de ingresos externos directos pero también ha  causado la separación del núcleo de las familias y de la fuga de profesionales.  Esto ha facilitado la ocupación de la tierra y de las instituciones gubernamentales regionales por personas ajenas a la región y  que muchas ocasiones por desconocimiento o arrogancia interfieren en el desarrollo racional de la región.

 

 

 

Breve reseña histórica

 

Nicaragua en un Estado unitario en la que conviven dos naciones distintas: por un lado, la del Pacífico como resultado de colonización española hasta 1821 y por el otro en el Atlántico,  colonizado por los ingleses hasta 1860.

Desde sus inicios, la Costa Caribe de Nicaragua, antiguamente conocido como la Costa de los Mosquitos,  ha sido objeto de disputas internacionales y nacionales debido sobre todo a su posición geoestratégica para la construcción de un  canal interoceánico.  Primero entre Inglaterra y España a finales del siglo XV y comienzos del siglo XVI,  luego entre Inglaterra y Norteamérica desde 1830 hasta 1850 con la firma del Tratado Clayton-Bulwer y finalmente en 1860 Estados Unidos logra establecer su dominio absoluto con la firma del Tratado de Managua en la cual se establece por primera vez la autonomía en la Costa Caribe y se sustituyen las empresas Inglesas por las compañías Norteamericanas.

Los primeros colonos Ingleses llegaron a la Costa Caribe nicaragüense  en 1633 estableciendo relaciones de intercambio con los indígenas Misquitos Intercambiaban mercancías manufacturadas inglesas como pistolas, machetes, camas, espejos etc.,   por  cacao, pieles de animales, zarzaparrilla, hule,  madera, y conchas de tortugas.  A pesar de las protestas de España, Inglaterra logra establecer una colonia en la Costa Atlántica basado en dos modos de producción distintas pero que se complementan: El primero, basado en el modo de producción capitalista. Con el fin de obtener ganancias,  los colonizadores trajeron indígenas  africanos para trabajar como esclavos en las plantaciones de caña de azúcar, algodón pero especialmente para la tala de Mahogany. Estos productos eran comercializados con otras colonias Inglesas en Norteamérica,  el Mar Caribe y con Londres.  Segundo, se mantuvo el modo de producción comunal.  Los colonizadores Ingleses no esclavizaron a los Indígenas amerindios, como era la forma de obtener ganancia durante el período colonial, sino que nombraron un Rey Misquitos  logrando asimismo que los Misquitos cedieran su soberanía territorial al rey de  Inglaterra para legitimar su predominio sobre la ruta interoceánica.

Inglaterra,  fortalecida por la revolución industrial, sustituyó a los colonialismos español y portugués que anteriormente habían regido los destinos de Latinoamérica y que en lo económico venían fungiendo desde tiempo atrás como un factor intermedio costoso entre los ingleses y los territorios americanos.  Después de la independencia de la colonia ibérica, Inglaterra asumió directamente por los mecanismos de comercio internacional, la hegemonía económica sobre Latinoamérica.  Junto con su empeño de por conquistar los mercados latinoamericanos para sus productos textiles y otros, Gran Bretaña siguió una política encaminada a dominar las desembocaduras de los grandes ríos del continente, y en América Central, abandonó su moderación habitual, y en 1847 estableció su presencia colonial directa mediante la ocupación de la Costa de Mosquitos, Nicaragua, con miras a la futura construcción de un canal interoceánico a través de Centroamérica o Panamá e impedir que Estados Unidos se adelantara.

Estados Unidos, volcado hacia el imperialismo desde 1880 ya concebían el Caribe y Centroamérica como su zona de influencia exclusiva y sus dirigentes llegaron a la conclusión de que necesariamente debían controlar y dirigir la construcción de la vía interoceánica, sin embargo el tratado Clayton-Bulwer constituía un obstáculo  ante tales pretensiones y en 1901 Norteamérica firma el tratado Hay-Pauncefote en cuyos términos Inglaterra admitía que Estados Unidos construyera exclusivamente el canal por su propia iniciativa con tal de no fortificarlo militarmente. La interrogante surgió entre construir el canal por Nicaragua o Panamá triunfando el segundo.

Cabe señalar, sin embargo que la mayor intensidad del intervencionismo político en tiempos posteriores no resultó simplemente de un estilo subjetivo distinto, sino fue producto de una intervención económica cada vez más completa.  Esto es comprensible pues quienes participan en la economía de un país subdesarrollado, a través de inversiones directas, tienden a intervenir más marcadamente en su vida política y social que quienes tienen intereses meramente comerciales.

 

El período del enclave

 

A partir de 1894 con la firma del tratado En 1860 como resultado de negociaciones internacionales entre Inglaterra y Estados Unidos, Inglaterra se retira gradualmente de la costa Caribe cediéndole el territorio como  enclave para las empresas estadounidenses a partir de 1905-1930. Con la a salida de los ingleses del Caribe, esta queda durante  44 años  como una región autónoma con sus leyes y reglamentos independientes de las de Nicaragua hasta  en 1894, en la que el estado de Nicaragua bajo el gobierno de José Santos Zelaya toma por la vía armada la costa Caribe declarando la reincorporación de la Moskitia,  otorgándoles concesiones monopólicas a mestizos nacionales y a intereses norteamericanos y cambiándole el nombre con la que se conocía antiguamente la región por el de Departamento de Zelaya.  Se fomentó  una inmigración masiva de mestizos nicaragüenses especialmente personal militar, comerciantes, especuladores  y empresarios. Esta nueva fuerza de ocupación y funcionarios del gobierno nicaragüense despojaron de sus tierras a los indígenas amerindios y afro-descendientes  e imponían fuertes multas a los habitantes locales. Abolió  las leyes ya existentes  y establece a través de la fuerza las instituciones y estructuras gubernamentales nacionales: escuelas, policías, gobierno etc.  Una de las consecuencias socialmente más sentidas de esas nuevas disposiciones gubernamentales  fue la prohibición de la educación en inglés, idioma en que se comunicaba la población además de sus propias lenguas, consecuentemente obligándoles a abandonar las aulas de clases por varias generaciones.

A pesar de la supuesta reincorporación de la Moskitia   al estado de Nicaragua, la costa Caribe siempre se mantuvo separada y bajo el dominio económico de las empresas norteamericanas hasta  alrededor  de la década de 1930 en que las empresas norteamericanas fueron gradualmente sustituidas por  el capital de la familia Somoza y sus aliados hasta en 1979 con el triunfo de la Revolución Sandinistas en donde salen a relucir nuevos conflictos sobre un viejo problema: La unidad del Estado Nacional.  La situación coyuntural de la época y la presión internacional crea una gran contradicción en las estructuras revolucionarias en cuanto al tema de la Costa Caribe y se ven obligados a buscar una nueva forma de resolver el conflicto: otorgarles la autonomía a la región Caribe en 1987.

Este novedoso planteamiento en la estructura jurídica-política logra la atención del mundo como uno de los logros más avanzados de la revolución.  Sin embargo, el gobierno revolucionario ante el temor de perder el control sobre la región, utiliza como estrategia la división.  El territorio antes conocido como departamento de Zelaya  fue divida primero en dos regiones autónomas: la  Región Autónoma Atlántico Sur y Región Autónoma Atlántico Norte y en segundo lugar la separa por etnias generando los nuevos conflictos internos actuales.

Durante la época de 1990-2006 las estrategias gubernamentales se basó en el intento de cambiar la ley de autonomía, sin embargo, la resistencia  de la población y las demandas interpuestas en las cortes internacionales frenaron ese intento, logrando que en 2003 se reglamentara la ley. Sin embargo, cada vez que el gobierno regional toma decisiones que no va de acuerdo a las exigencias del poder político del pacífico recurren a la vía de las amenazas y chantajes cortándole el presupuesto al gobierno regional dejándole sin funcionamiento por un período prolongado de tiempo, además inician una nueva ola de colonización otorgándoles la tierra a colonos provenientes del pacífico y creándoles  programas de apoyo agrícolas para tal fin.  Esta estrategia sigue vigente en la actualidad.


Regresar

Próximos eventos

No hay eventos proximos